Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 5 de junio de 2013

Hay que buscar entre todos alternativas

Hace algo mas de un año que tenia este blog abandonado, pero siento la necesidad de volverlo a activar. 

Bahà'u'llàh escribió: "
La vida ordenada de la humanidad ha sido revolucionada por la acción de este único  maravilloso Sistema, nada semejante al cual ojos mortales jamás han presenciado" (pasj.LXX)


Este Sistema no es otro, que la aspiración de millones de personas alrededor del planeta que tienen como meta "La Unidad Espiritual y Orgánica de la Humanidad". Pero hay dos procesos paralelos, uno de Integración y otro de Desintegración, a veces no somos consciente que participamos en ambos procesos; pero es necesario tomar conciencia de que debemos estar seriamente comprometidos con el proceso de Integración. 


El escritor español Antonio Muñoz Molina, que nos ha regalado magnificas novelas, ahora nos sorprende con un ensayo, "Todo lo que era solido", publicada hace pocas semanas. ÉL analiza la crisis que vive la sociedad española, pero realmente podríamos decir que realmente esta reflexionando sobre la situación mundial.  No estoy necesariamente de acuerdo con todo lo que él expresa, pero es obvio que hemos perdido valores humanos o sea espirituales y por el afán del lucro hemos daño las relaciones entre nosotros los humanos, las estructuras sociales ya no sirven , hemos arrasado con el medio ambiente, el dinero fácil es la forma de vida que nos hemos impuesto,  la economía actual es caótica e injusta,  etcétera, etcétera.
No podemos negarnos que el sistema actual, ya sea en lo político  en lo económico, en lo social, o en cuanto a educación, a las relaciones familiares, ya NO SIRVE. Hay que buscar entre todos alternativas. 
Aquí comparto unos párrafos:  

"Lo que existía y casi no se imaginaba puede hacerse real. Lo que hoy es más indiscutible y más sólido y nos importa más mañana puede haberse desmoronado o puede haber sucumbido a un desguace motivado por intereses económicos o designios políticos, o simplemente porque no hubo un número suficiente de personas capaces que tuvieran el coraje de defenderlo."

"Construir bien algo valioso, una mesa, un edificio, un sistema sanitario, una democracia, cuesta mucho esfuerzo, mucho tiempo, mucho talento, mucha paciencia; incluso puede resultar tedioso, y además ingrato para quienes hacen el esfuerzo y rara vez reciben una recompensa a la altura de lo que merecían. Destruir es rápido y no cuesta prácticamente nada, y además a veces tiene un inmediato impacto visual que la lentitud de la construcción suele hacer imposible."

"No tendremos disculpa si no hacemos todo lo poco y lo mucho que está en nuestras manos, en las de cada uno, para que no se pierda lo que tanto ha costado construir, para asegurar a nuestros hijos un porvenir habitable, si no los alentamos y los adiestramos para que lo defiendan. Y no nos queda más remedio que empeñarnos en ver las cosas tal como son, a la sobria luz de lo real. Después de tantas alucinaciones, quizás sólo ahora hemos llegado o deberíamos  haber llegado a la edad de la razón."